Picotas del Valle del Jerte - Picotas del Valle

Picotas del Valle del Jerte

Una auténtica explosión de sabor y frescor con las Picotas y Cerezas del Valle del Jerte.

Fuente de salud

Déjate cuidar de una forma sabrosa. Las picotas y cerezas del Valle del Jerte son alimentos ricos en lípidos, pigmentos, antioxidantes y azúcares.

Uno de los más importantes es la Antioxina, un antioxidante que te ayuda a mantener tu cerebro en forma. Previene el alzheimer y la aparición de radicales libres por lo que te ayudarán a lucir una piel joven.

Las Picotas del Valle te ayudan a cuidarte

El sabor no está reñido con la salud en este estupendo producto. Disfruta de su dulzor sin miedo a tu salud.

Campo con sol

Un alimento con Denominación de Origen

Nuestras picotas son las auténticas picotas del Jerte. Con Denominación de Origen y cuidadas en todo el proceso: desde el cultivo, a su recolección y crecimiento.

Beben del río Jerte y de las gargantas que bañan el valle y se nutren de los minerales que forman su suelo. Además de las picotas, también cultivamos en el Valle del Jerte nuestras cerezas.

Proponemos, además, un proceso de maduración lenta dejando que aprovechen todos las fuentes de salud que la rodean para su crecimiento.

Aprende a diferenciarlas

Ambos (picotas y cerezas) son productos deliciosos y, los que te ofrecemos, además son de una calidad premium.

Pero, aprende a diferenciarlas:

  • Las picotas no tienen pedúnculo, las cerezas sí. Esto se debe a que durante el proceso de la recogida, el pedúnculo de las picotas se queda en el árbol mientras que el de las cerezas se desprende junto a la fruta.
  • Posteriormente a la recogida de la picota, el agujero cicatriza dando lugar a que la piel de la misma no quede rasgada.
  • Además, su calibre es inferior y su textura es más dura que la de las cerezas. Cruje al morderla y es un poco más dulce.

Ahora, solo tienes que elegir el calibre. ¿Realmente sabes lo que es?

El calibre hace referencia al tamaño del producto. Depende principalmente del proceso de poda, es decir, cuantas más veces se poda el árbol y más ramas se cortan, mayor será el calibre de las cerezas y picotas.

Además, para que la fruta tenga un calibre mayor, es fundamental que reciban los nutrientes y abonos adecuados.

No obstante, hay que tener en cuenta que una de las características inherentes a la picota es que su calibre es inferior al de la cereza por lo que consideramos premium a las picotas cuyo calibre sea superior a 26+ mm y a aquellas cerezas cuyo tamaño supere los 28+ mm.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
whatsapp